¿Lo mejor para saber qué quiere tu cliente? Preguntarle

Te explicamos como planificar un nuevo diseño web, relaciones con tu cliente, cómo lo planteamos nosotros.

Cuando se planifica el desarrollo o la creación de una página web hay que pasar por varias fases, y algunas de ellas tienen algunas “trampas” que hay que tener en cuenta. Es en estas fases donde el proyecto puede detenerse o avanzar más despacio de lo deseable por todas las partes, desde el cliente que quiere tener su web disponible cuanto antes hasta la agencia que quiere rentabilizar sus horas de trabajo y publicar el site. Todos quieren/queremos que el desarrollo del proyecto sea fluido y rápido, que sea lo más ágil posible y que al final el resultado responda exactamente a las necesidades y deseos del cliente.


Pero a veces ocurre que el cliente expresa bien sus gustos o lo que necesita, o peor aún, que nosotros no somos capaces de hacer las preguntas correctas para obtener esta información. No debemos olvidar en ningún momento dos principios básicos:

  • Nadie conoce mejor su empresa o su negocio que el propio cliente. Él es el que tiene que gestionar a diario con sus clientes y proveedores, pelear contra su competencia y buscar la manera de mejorar todos sus servicios y productos para alcanzar a la mayor cantidad de clientes y cuota de mercado posibles. Tiene experiencia, conoce el producto o servicio y sabe cómo es el cliente y lo que esperan de él.
  • El cliente generalmente no sabe cómo se desarrolla una web así que conveniente guiarlo durante el proceso. Somos nosotros los que conocemos la mejor manera de crearka y optimizarla para el mercado en el que se va a publicar, las mejores funcionalidades, las que más le interesan al cliente, y el mejor diseño para que pueda  competir con garantías de éxito en su sector.

Y teniendo en cuenta estas dos realidades es fundamental que en la primera fase del proyecto, la de planificación, sepamos hacer las preguntas correctas para llegar a buen puerto el proyecto.

Es mejor empezar poco a poco, por lo más básico 

Se puede hacer el símil de que desarrollar una web es casi lo mismo que construir una casa.  En este sentido, es mejor frenar a los clientes cuando empiezan decidiendo el color de las cortinas o cómo les gusta la encimera de la cocina. Antes de entrar en detalles de diseño supérfluos hay que plantear muchos otros aspectos de más importancia. Lo primero son los cimientos y la estructura de la casa.

En lo referente al diseño web, esto sería similar a una reunión de toma de datos. La recopilación de información inicial, debe ser rigurosa y detallista. Reunir todos los datos posibles nos permitirá definir bien los objetivos del proyecto con exactitud, sabiendo en todo momento lo que quiere el cliente. Por supuesto, aconsejándole en todo momento sobre lo que más le interesa, y las mejores prácticas para conseguir que la web responda a las expectativas de nuestro cliente.

Una (o varias) reunión con calma.

Es indispensable sentarnos con nuestro cliente con calma, con tiempo, y dejar que sea él mismo el que nos diga lo que necesita y lo que busca de nuestro servicio de diseño web. Preguntas concretas, en un ambiente tranquilo y con calma. Si todos nos sentimos cómodos, la conversación fluye y la información nos llega mejor a todos.

Las preguntas deben ser  muy concretas, definidas con anterioridad a la reunión, que no den pie a segundas interpretaciones o ambigüedades y que sólo puedan ser respondidas por el cliente. Aunque conozcamos de antemano lo que nos proponen, bien porque sea un cliente recurrente o porque pertenezca a un sector del que tenemos experiencia previa, lo ideal es no presuponer nada, que sea el cliente el que responda y nos facilite la información.

Cómo planificar correctamente un nuevo diseño web, las claves para que el desarrollo web sea un éxito

Cómo planificar correctamente un nuevo diseño web.

Si quieres buenas respuestas, elige las preguntas adecuadas

Pero, ¿cuales son las preguntas tengo que hacer? No hay una sola respuesta ya que cada proyecto va a requerir diferentes preguntas según los objetivos a los que queremos llegar pero sí podemos orientarte. Partiendo de nuestra experiencia, podríamos obtener un primer listado de categorías sobre las que preguntar:
Lo más básico: Nombre de la empresa, o nombre comercial de su actividad, su web actual, ¿qué redes sociales usa actualmente?, el presupuesto estimado para el desarrollo y, es es importante, la información de contacto de las personas de la empresa que están implicadas en el proyecto y sus cargos en la empresa.

Estudio de mercado básico: Analizar a su competencia online, definir con la mayor precisión posible los productos y servicios de la empresa, en qué punto están en su estrategia de márketing online.
¿A quien va dirigida la web? ¿Quién la va a visitar?: Los usuarios de la web son los verdaderos protagonistas por lo que es fundamental saber exactamente cómo son (edad, sexo, intereses…) y definir el cómo se va a usar la web. Este último punto es muy importante porque va a definir el desarrollo completo del proyecto. Por poner un ejemplo, si los usuarios accederán a la web en su mayoría desde su móvil la web deberá estar muy optimizada desde el principio para estos dispositivos, móviles y tablets sobre todo.

Objetivos: Marcar los objetivos que debe conseguir la web, programarlos y definir objetivos parciales en un calendario para poder comprobar durante el proceso que se cumplen y comprometer una fecha de publicación. Es importante en este punto definir qué es lo que nos permitirá marcar un objetivo como logrado: un número determinado de visitas, de solicitudes a través del formulario de contacto, un aumento de las ventas de un producto en concreto, etc.

Requisitos: En este apartado se reflejarán y ejecutarán las influencias de otras webs que le gusten al cliente, sus preferencias y las limitaciones o guías de estilo que deben seguirse en el desarrollo.

Contenidos: Son importantísimos, porque una web básicamente es tan buena como lo sean sus contenidos así que es fundamental saber qué contenidos nos aportará el cliente, o si por el contrario se desarrollarán desde cero y los recursos económicos o humanos con los que se cuenta para producirlos.

Cuestiones netamente técnicas: Para terminar no podemos olvidar los requisitos de accesibilidad (normativa técnica de usabilidad) y otras cuestiones técnicas como el SEO, calidad del hosting elegido, CMS, cuestiones legales, pasarelas de pago en caso de ser un e-commerce, normativa en política de cookies, etc.

En definitiva, una exhaustiva planificación previa, la coordinación entre los miembros de nuestro equipo y los de nuestro cliente, la optimización de los recursos con los que contamos, y una orientación a trabajar para conseguir resultados son fundamentales para conseguir un producto de calidad que realmente supere las expectativas de nuestros clientes.

 

Somos especialistas en Diseño Web, contacto con nosotros

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono (requerido)

Mensaje

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario